Perdiendo los papeles

Aseguran que hay pocas cosas peores que el orgullo. Capaz de llevarte a toda velocidad directo a un callejón sin salida. Por supuesto, perdidos los

Segundas oportunidades

La primera vez que nos vimos fue hace ya algunos años. Éramos unos críos. Yo había salido de fiesta la noche anterior y la resaca

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Para continuar navegando por nuestra web, debes aceptar su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies