Suicidio: detección y prevención

Ya sé que el Día Mundial de la Prevención del Suicidio fue ayer 10 de Septiembre, pero yo os voy a hablar hoy del suicidio porque ayer me fue imposible escribir esta entrada por falta de tiempo y porque me parece un tema importantísimo del que hay que hablar.

Puede que os resulte un tema “incómodo” porque, a los datos me remito, hablar de muerte no le gusta a nadie, es el tema tabú por excelencia dado que el instinto en los seres humanos es el de supervivencia y el suicida va en su contra, por eso se le estigmatiza. Sin embargo, uno de los factores más importantes a la hora de trabajar la prevención del suicidio es hablar de él.

Ya sé que durante mucho tiempo se ha dicho lo contrario, que hablar del suicidio hace un efecto Werther o “efecto llamada”, pero esto no es exactamente así. De hecho, para prevenirlo es fundamental hablar de ello. Todo depende de cómo se trate el tema: hay que informar con rigor, sin morbo y sin sensacionalismo, que es a lo que nos tienen acostumbrados la mayoría de medios de hoy en día.

Primero, algunos datos de interés:

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) más de 800.000 personas se suicidan en el mundo cada año, siendo la segunda causa de muerte en personas de entre 16 a 29 años. Esto quiere decir que, cada 40 segundos, una persona se suicida en el mundo. Esto es mucho, ¿verdad? Pues sí, el suicidio es el mayor problema de salud pública en Europa.

¿Por qué la persona en riesgo elige el suicidio cómo solución?

Para contestar a esto, es importante conocer los factores de riesgo:

  • Enfermedades mentales o estado psicológico disfuncional como por ejemplo: depresión mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia o trastorno de personalidad límite.
  • Abuso de sustancias
  • Situaciones culturales (discriminación)
  • Situaciones familiares
  • Situaciones sociales
  • Problemas socioeconómicos (desempleo, pobreza, indigencia)
  • Antecedentes familiares
  • Antecedentes individuales

Una vez conocidos los factores de riesgo, tenemos que tener en cuenta la información de que el suicidio aparentemente se puede presentar como una solución permanente ante un intenso dolor emocional, mental y/o físico temporal, o para las relaciones interpersonales disruptivas. En muchas ocasiones, la persona atormentada no ve otra salida que no sea el suicidio, pero que no vea la salida la vea no significa que no la haya, porque aunque no lo parezca, muchas veces la desesperanza, el dolor y el vacío son estados temporales, no permanentes.

¿Qué soluciones hay ante este problema?

Principalmente el apoyo de la familia y/o los amigos, los tratamientos psicofarmacológicos y la psicoterapia constituyen factores muy valiosos para la prevención de la tentativa suicida y/o del suicidio consumado.

A continuación os dejo una información muy breve pero vital para saber qué hacer y qué no hacer en caso de encontrarnos con una persona en riesgo.

Guía para amigos y familiares:

Qué NO hacer si alguien nos habla de suicidio:

  1. Entrar en pánico
  2. Enfadarte o gritar
  3. Culpabilizar con comentarios como “No entiendo por qué estás así, si lo tienes todo. No te pasa nada”.
  4. Ignorar porque piensas que esa persona sólo está intentando llamar la atención.
  5. Decir que es débil, que la vida es dura y que hay que ser más fuerte.
  6. Restar importancia a lo que dice la persona con comentarios como “bueno, yo también estoy de bajón a veces”.
  7. Dar consejos random: “tú lo que tienes que hacer es salir y verás cómo que se te pasa” o “No te rayes”.
  8. Evitar el tema. El silencio no evita el suicidio. Hacer como que no pasa nada es contraproducente.

Qué SÍ hacer si alguien nos habla de suicidio:

  1. Intentar mantener la calma
  2. Hablar abiertamente del tema para conocer los motivos
  3. Acompañar, escuchar activamente y comprender las emociones de la persona
  4. Ponernos a disposición de la persona
  5. Recomendar ayuda profesional
  6. Estar atento a las señales de alarma (verbales y no verbales)
  7. En caso de riesgo inminente, llamar al 112

También os dejo información para saber qué hacer en caso de encontrarnos nosotros mismos en riesgo:

Guía para personas en riesgo de suicidio:

  1. No te calles, cuéntalo. Acude a una persona de tu confianza, no sientas vergüenza y comunícale lo que te está sucediendo.
  2. Busca ayuda profesional. Los profesionales sanitarios estamos formados y cualificados para trabajar estos casos. Estaremos encantados de ayudarte.
  3. Confecciona un plan de seguridad en el que detalles: pautas de protección, señales de alerta, apoyos disponibles y teléfonos de contacto. Un Psicólogo puede ayudarte a crear tu plan de seguridad con todo detalle.
  4. En caso de riesgo inminente, ponte en contacto con tu profesional de la salud de confianza (por ejemplo, si estás en tratamiento psiquiátrico o psicológico), acude a Urgencias del Hospital más cercano o llama al 112

Y recuerda qué

  • No estás sólo/a.
  • Busca la compañía de alguien que te aprecie y con quien te sientas a gusto.
  • Los pensamientos suicidas normalmente están asociados a problemas que sí pueden resolverse.
  • El suicidio puede presentarse como una solución permanente ante un intenso dolor. Pero aunque no lo parezca, la desesperanza, el dolor y el vacío son estados temporales, no permanentes.
  • Que no se te ocurra ninguna solución, no significa que no haya soluciones, sino que ahora no eres capaz de verlas. Los tratamientos psicoterapéuticos y médicos te ayudarán a encontrar y valorar las opciones adecuadas.

RECURSOS:

  • Emergencias: 112
  • Teléfono de la Esperanza: 717 00 37 17
  • Fundación ANAR (para niños y adolescentes): 961604833
  • Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedades Mentales: 91 507 92 48 Mail: feafes@feafes.org
  • Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio (AIPIS). Mail: info@redaipis.org / Web www.redaipis.org

 


Bibliografía:

  • Detección y prevención de la conducta suicida en personas con una enfermedad mental. Guía para familiares. Comunidad de Madrid.
  • Prevención del suicidio. ¿Qué puedo hacer? Guía de autoayuda. Comunidad de Madrid.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica o psicológica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Escrito por María Esclapez

María Esclapez

Psicóloga especializada en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Sex Coach.

Deja un comentario