Suegros: ¿cómo comportarse cuando los conoces?

suegros-conocer

Ante todo: que no cunda el pánico.

Hay pocos momentos tan tensos en una relación como el día que toca conocer a los padres/madres de tu pareja. ¿Por qué nos da tanto miedo? Para empezar porque son, tus suegros/as y quieres caerles bien y que tengan una buena impresión.

Sabemos que las personas necesitamos una media de 7 segundos en hacernos una impresión de un individuo concreto. ¿Significa que si la cagas los primeros 7 segundos ya estás perdido/a? No exactamente, lo que viene a decir esto es que las primeras impresiones cuentan. Por todo esto, es importante que cuides todos los detalles que comparto contigo en este artículo. ¿El primer consejo? Respira profundamente y no te dejes llevar por los nervios, que son muy traicioneros…

Puntualidad

A nadie le gusta estar esperando más de 5 o 10 minutos a la persona con la que ha quedado. Si se trata de tus suegros/as y quieres darles buena impresión, sé lo más puntual posible. Si por lo que sea tienes algún percance o surge un imprevisto poco antes, avisa lo más rápido posible, pide disculpas y estima el tiempo que tardarás en llegar a la cita para que no se desesperen.

Sé tú mismo

Este parece el típico consejo, pero es que no puede ser más acertado. Son muchas las personas que intentan caer bien a sus suegros/as el primer día y se comportan como alguien que no son con tal de agradarles. Tu pareja se dará cuenta y ellos/as a la larga, también. Las mentiras tienen las patas muy cortas…

Temas de conversación

¿No sabes de qué hablar? No te preocupes, es una duda muy común. Averigua qué cosas les interesa preguntándole a tu pareja; son sus padres/madres, seguro que sabe qué les puede interesar para sacar tema de conversación durante la velada. Un consejo: puedes hablar de tu profesión, deportes, viajes, historia, etc., pero evita los temas peliagudos o controvertidos para un primer contacto como por ejemplo la política, la religión, el sexo, la muerte, los problemas propios, las ex-parejas, los pensamientos de tener hijos o contraer matrimonio. No es que de estas cosas no puedas hablar, claro que puedes, son temas interesantes, pero en un primer contacto es mejor hablar de cosas algo más banales. Ya tendrás tiempo de profundizar.

Evita los conflictos

Si ves que, por cualquier motivo, la conversación deriva en algo en lo que las cosas se os empiezan a escapar de las manos, intenta parar la disputa con una frase parecida a esta:

Parece que tenemos opiniones diversas respecto a X (tema controvertido). Vamos a dejarlo aquí y otro día continuamos la conversación. (Mete algún tema banal) ¿Habéis visto el calor que hace estos días? NO es normal…

Vestimenta

Vístete acorde al sitio con el que hayáis quedado para vuestro primer encuentro. Por ejemplo, si habéis quedado para tomar un café en casa, puedes ponerte unos vaqueros y una camisa o camiseta, con lo que más cómodo/a te sientas. Si habéis quedado para merendar en el campo o hacer una barbacoa, evidentemente la vestimenta ha de ser distinta a la del café en casa; ésta será más cómoda, con deportivos o zapatillas, mallas o pantalones de chándal y sudadera o camiseta de algodón. Ni te pases de arreglado/a ni te pases de informal. Piensa en cómo te vestirías para una ocasión similar y arréglate de la misma manera. Esto son sólo ejemplos, recuerda que no has de perder tu esencia.

Llevar algún detalle ¿Sí o no?

Esto ya es algo más personal pero yo, por ejemplo, sí que soy partidaria de, al menos la primera vez o en ocasiones especiales, llevar algún detallito como una botella de vino o unos pasteles. También es verdad que no hay mejor detalle que ayudar a colocar y recoger la mesa antes y después de comer si el encuentro es en casa. Al final todo cuenta.

¿Muestras de cariño? Mejor en la intimidad…

Tus suegros ya saben que tu pareja te quiere, por eso está contigo, pero las muestras de cariño explícitas (besos, caricias, etc) es mejor hacerlas, de momento, en la intimidad. Una mirada cómplice en un momento dado está genial, pero todo lo demás es mejor dejarlo para otro contexto. Tus suegros/as han de acostumbrarse a ver al nuevo miembro de la familia con su hijo/a poco a poco.

Deja el móvil a un lado

Está feo que, durante la velada, estés pendiente del móvil en lugar de estar disfrutando del momento. Así que deja el móvil en silencio a un lado y pásalo bien con tu familia política.

Escrito por María Esclapez

María Esclapez

Psicóloga especializada en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Sex Coach.