Disfunción eréctil: ¿Por qué sucede y cómo puedo ayudar a mi pareja a superarla?

disfuncion_erectil-sexologa

Si estás leyendo esto porque a tu pareja le han diagnosticado disfunción eréctil o piensas que la puede estar padeciendo, te pido tranquilidad dado que la disfunción eréctil es un problema común en hombres, tratable y con solución.

Después de haber leído el párrafo anterior puede que te estés preguntando “¿cómo que común?” Pues mira, sí, es común, es algo que a veces pasa y no hay que poner el grito en el cielo ni pensar que todo está acabado, sólo hay que ver qué está pasando y buscar la mejor solución. Respira, sigue leyendo y no te preocupes, que en este post te voy a contar muchas cosas al respecto, entre ellas, cómo ayudar a tu pareja si os encontráis en esta tesitura.

La primera vez que tu pareja no puede mantener la propia erección a voluntad es normal que te salten las alarmas: “¿qué está pasando aquí? ¿es que no le excito? ¿me estará siendo infiel con otra persona y tiene remordimientos?”. Cuando el problema persiste, la rumiación también: “no entiendo por qué nunca conseguimos tener un encuentro completo. Mi pareja no rinde en la cama y yo me encuentro insatisfecho/a. Nuestra vida sexual es un fracaso”. Y así hasta que un día os planteáis hacer una visita a un especialista y pedirle ayuda. Es ahí cuando, por ejemplo yo, que soy sexóloga, podría entrar en acción.

Los pasos que a mí personalmente me gusta seguir en una terapia son los siguientes: evaluación, análisis, diagnóstico y tratamiento. La primera fase o el primer paso, la evaluación, puede durar una o dos sesiones, que es el tiempo que yo tardo en recopilar todos los datos posibles para hacer un buen análisis y con ello daros el mejor diagnóstico. Una vez tengo el diagnóstico y lo comunico, pasamos a la cuarta fase. En esta cuarta fase lo que hago es explicar lo más detalladamente posible el problema y sus causas para que ambos comprendáis qué es lo que está sucediendo.

Efectivamente y como bien sabes, cada persona es diferente, por lo que en este caso, puede haber una causa específica del problema para cada hombre. Sin embargo, he construido esta lista con las causas que más comúnmente me suelo encontrar:

POSIBLES CAUSAS DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL:

Problemas médicos: neurológicos, vasculares, hormonales, etc.

Medicación: algunos medicamentos pueden interferir en el mecanismo de erección del pene. En este caso, se trataría de medicamentos específicos para el tratamiento de otras enfermedades cuyos efectos secundarios afectan a la sexualidad masculina pudiendo provocar disfunción eréctil. Por ello, si notamos que algo no va bien en este terreno es importante leer el prospecto de cada medicamento y, sobretodo, consultar al médico acerca de los posibles efectos secundarios.

Preocupación, ansiedad, estrés y cansancio: el día a día, los problemas personales, el alto rendimiento laboral, las largas horas de trabajo y las pocas horas de sueño; todo esto, al final, pasa factura. El cuerpo sigue las órdenes del cerebro, si éste se pasa el día dándole vueltas a las cosas, generando preocupaciones y sin desconectar, es normal que luego no podamos disfrutar de las sensaciones de disfrute que intentamos crear con nuestra pareja. La mente se queda en otro sitio, nuestro cuerpo se tensa y todo nos parece un desastre por mucho que intentemos ponerle solución por nuestra cuenta.

Mitos, creencias, ideas preconcebidas, prejuicios: Pensar que una relación sexual ha de ser de una manera concreta, con unas prácticas concretas que giran en torno al pene y la capacidad o incapacidad del hombre para dar placer a la pareja hacen que éste asuma una responsabilidad que no le pertenece y la ansiedad ante el encuentro aumente.

Ansiedad por comprobación: Estar constantemente chequeando la erección aumenta la ansiedad y hace que el problema persista e incluso se enquiste y vaya a más.

Consumo de alcohol y otras sustancias: El alcohol y las drogas son contraproducentes a la hora de mantener relaciones sexuales. Por una parte ayudan a la desinhibición y el deseo, cosa que facilita el encuentro, sin embargo sus efectos en el organismo dañan mucho la respuesta sexual: dificultan el rendimiento, perjudican la aparición y el mantenimiento de la erección y retrasan mucho o incluso hacen desaparecer la llegada del orgasmo.

Nervios o ansiedad ante la nueva pareja: Esto suele pasar, y mucho. Cuando una pareja se está conociendo sexualmente, pasan por lo que los expertos llamamos el “periodo de acoplamiento”. Este periodo abarca desde el momento en el que la pareja tiene su primera relación sexual hasta que se acostumbran el uno al otro a nivel sexual, pierden “el miedo” a hacer el ridículo o no saber desempeñar su rol, y saben lo que les gusta y lo que no. Como ya has visto anteriormente, la ansiedad no es un factor fisiológico que ayude mucho a la aparición y mantenimiento de la erección.

Otros motivos menos comunes: ruptura con una pareja anterior reciente, necesidad de un vínculo afectivo previo al encuentro, necesidad de una estimulación más intensa o diferente, incomodidad, vergüenza o timidez en torno a la expresión sexual, incomodidad o sentimiento de inadecuación con el propio cuerpo o falta de deseo sexual.

Una vez os haya explicado todo esto y determinado cuales son las causas que describen el problema, os propondré un tratamiento. Cuando lo iniciemos, habremos pasado a la cuarta fase, en la que todos, en equipo, trabajaremos activamente las dificultades para conseguir los resultados que deseamos. ¿Por qué propongo el trabajo en equipo? El tratamiento va dirigido principalmente a la persona que padece la disfunción, sin embargo, a mí me parece primordial el apoyo de la pareja.

pareja-dsifuncion-erectil-sexologa

A continuación tienes las claves que describirían el tipo de apoyo que se trabajaría en consulta:

  • Animar a la pareja a ir al médico para comprobar que no hay ningún problema físico: Es importantísimo descartar cualquier anomalía o enfermedad antes de comenzar una terapia sexual.

  • Dar tiempo: No exigir constantemente el buen rendimiento sexual de la pareja. Cuando hay un problema de este tipo lo mejor es dejar un margen de tiempo para trabajar en ello y solucionarlo. Presionar a la pareja por el propio placer no es una opción adecuada.

  • Restarle importancia al asunto: Finalmente las relaciones sexuales coitocentristas (relaciones en las que todo gira en torno al pene y la única finalidad es practicar la penetración) siguen un modelo normativo, generalista y nada recomendable ya que no existe un modelo único y universal para tantas personas y sexualidades únicas, individuales e intransferibles.

  • Trabajar conjuntamente en el desarrollo de un nuevo modelo de sexualidad que no requiera una erección: El cuerpo entero es un mapa erógeno muy amplio en el que descubrir nuevas zonas de placer. Vivir la sexualidad de forma genitalizada es como ir de viaje siempre al mismo sitio teniendo todo un mundo por recorrer.

  • Animar a la pareja a ir a las sesiones de terapia sexual: Es muy importante responsabilizarse de la terapia y establecer el compromiso de acudir a todas las sesiones programadas para llevar un control, un ritmo y un seguimiento terapéutico.

  • Participar en los ejercicios que se recomienden en terapia: Muchos de los ejercicios están específicamente diseñados para realizarlos en pareja. Participar en este proceso une a la pareja, genera recuerdos positivos y puede ser muy placentero.

  • Trabajar la comunicación en el ámbito sexual: Todavía no se ha demostrado científicamente que la telepatía exista, llegado el momento podremos adivinar lo que el otro miembro de la pareja está pensando. Mientras tanto, nos toca trabajar la expresión y la comprensión.

Como ves, en terapia sexual no sólo es importante el papel activo del propio paciente sino también el de su pareja. El apoyo que ésta pueda brindar siempre es útil y, además, aporta una confianza única a la persona que padece la disfunción.

Si sientes preocupación en estos momentos porque piensas que te encuentras en esta tesitura y quieres saber más sobre el tema y ponerle solución, puedes contactar conmigo a través de la dirección de correo info@diariodeunasexologa.es y solicitar tu cita presencial u online, en la que dedicaré una hora completa a escuchar y analizar tu caso de forma personal y detallada. También puedes entrar en http://www.avecesnospasa.com/, plataforma especializada en disfunción eréctil donde podrás encontrar mucha más información al respecto.

Escrito por María Esclapez

María Esclapez

Psicóloga especializada en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Sex Coach.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>