Consejos para que tu primera vez sea un éxito

Probablemente has leído “primera vez” y automáticamente lo has asociado con perder la virginidad. ¿Es correcto usar la expresión “pérdida de la virginidad” para hacer referencia al primer contacto sexual? ¿Qué se supone que pierdes? ¿La pureza? ¿No es eso un concepto religioso? Me niego a hablar de Sexología desde la religión. La Sexología es una ciencia. Por ejemplo, cuando comes lentejas por primera vez no piensas “Madre mía qué nervios, estoy a punto de perder mi estado como persona que no come lentejas, ¿qué pasará mientras las como? ¿Sabré llevarme la cuchara a la boca? ¿Podré pasar por ese momento y saborear bien cada lenteja con su correspondiente verdura? ¿Y qué pasa si me encuentro un tropezón que no me gusta? He de comerme todo el plato pero no sé si seré capaz porque la verdad es que no suelo comer mucho. Eso sí tiene que ser en un lugar especial, no me vale con comer en el salón de mi casa. Me voy de jurado a Master Chef a probar unas putas lentejas, joder”. Si te pones a pensar todo esto, al final te lías, te lías, y ni lentejas ni lentejos, te quedas sin comer. Y no me extraña nada, te has creado tú solo/a tal castillo que es que cómo vas a comer lentejas si eso provoca una movida en tu cabeza que no es ni medio normal. Finalmente pasas de pasar por ese mal trago (valga la redundancia). Por eso y porque me gusta ser consecuente, no hablaré de perder nada, hablaré de la primera vez como esa vez en la que simplemente pruebas algo y descubres si te gusta o no. Hablaré de ganar experiencias por la sencilla razón de que al cambiar el concepto y dotarlo de un significado realista, las expectativas son reales, sin rumiaciones, ilusiones o miedos. Vas a “a ver qué pasa”, sin tonterías ni florituras.

Hay muchas primeras veces de muchas cosas, pero cuando de encuentro sexuales se trata nos ponemos siempre más nerviosos de lo normal. ¿Cómo podemos trabajar y superar estos nervios e inquietudes para disfrutar del primer encuentro íntimo con nuestra pareja? Lo más importante es tener en cuenta que el objetivo no es realizar sí o sí todas las prácticas sexuales habidas y por haber (ni siquiera lo más importante es lograr realizar el coito), lo que ha de primar en nuestra primera experiencia sexual a solas o en pareja es dejarse llevar y disfrutar del descubrimento que estamos a punto de realizar.

Ir poco a poco

Es importante no querer hacerlo todo de golpe. Ni tanto ni tan calvo. Unos tiernos besos en la boca también son expresión de sexualidad. Imagínate todo lo demás.

Escoger a alguien especial

Porque es algo que recordamos toda la vida.

Escoger un momento tranquilo

  • Nada de “corre que vienen mis padres” o “date prisa que estamos en el coche y pueden pillarnos”, eso sólo hace que aumente la tensión y la ansiedad del momento, lo que a su vez impide que disfrutes al 100% y si repites en un futuro lo hagas con la sensación de haber tenido un recuerdo no muy agradable o con el miedo de que no te vuelva a gustar (a esto en psicología se le llama condicionamiento y ocurre cuando se aprende una asociación).
  • No planificar un día concreto. O sea, si eres de los/las que dicen o piensan “El 12 de Julio de 2018 será mi primera vez” (por ejemplo), que sepas que lo estás haciendo fatal. Nada peor que crear expectativa ante algo que no depende sólo de ti y de tu voluntad. ¿Y si tu cuerpo no responde como tú deseas y no está receptivo? ¿Sí o sí tiene que seguir siendo ese día el día de tu primer contacto sexual? ¿Y si con tanta expectativa creas unos nervios que provocan un estado de ansiedad ese día? Te recuerdo que el enemigo número 1 de las relaciones sexuales es la ansiedad.
  • Evitar pensar “Quiero que sea especial”. Ya es especial, estás con la persona que te gusta.  ¿qué más quieres, que sea tal ideal como en las películas? Los encuentros sexuales en el cine no son ‘ideales’ son ‘irreales’.

Concéntrate en el objetivo, concéntrate en disfrutar

Un falso objetivo muy común es llegar sí o sí a la penetración porque eso es lo que socialmente consideramos como pérdida auténtica de la virginidad. Mi consejo es que, ya que el disfrute no implica hacer unas prácticas u otras, llegues simplemente hasta donde ambos/as esteis cómodos/as.

Cuidar la salud sexual

¡Acuérdate de usar preservativos! Masculinos o femeninos, pero ¡úsalos!

Fuera miedos

Tanto si eres hombre, como si eres mujer, es normal que tengas algunos miedos. Te voy a comentar los más comunes y, si te sientes identificado/a, toma nota.

Miedos más comunes en mujeres:

DOLOR Y SANGRADO: Es normal que las primeras veces duela o sangres un poquito, aunque no necesariamente ha de ser así, pero si lo fuera, has de saber que eso puede ocurrir por dos motivos: porque la vagina no se ha acostumbrado a adaptarse a las formas que se introducen en su interior o porque le damos tanta importancia al momento que se produce una tensión muscular. Respira hondo, relájate y llevad cuidado. No hay prisas.

Miedos más comunes en hombres:

  • Miedo a “no rendir” o a “no saber dar placer”, así como asumir la responsabilidad de llevar las riendas durante el encuentro. Las tres forman parte del típico estereotipo de “hombre” que todo lo puede y todo lo sabe, sexualmente hablando. No sigas el estereotipo, no hay nada más soso y aburrido que vivir el sexo bajo este paraguas machista.

Por último, me gustaría comentar que hay personas que, como se ponen tan nerviosas con esto del primer encuentro, prefieren beber algo de alcohol para sentirse más decididas y desinhibidas. Mi consejo es que no bebas alcohol dado que es un arma de doble filo. Puede que sí te sientas más desinhibido/a, pero el alcohol disminuye el rendimiento y la satisfacción sexual.

Después de todo, se ha comprobado que en la mayoría de ocasiones, las primeras veces no suelen ser placenteras dado que al placer nos tenemos que adaptar, individualmente y en pareja (acoplamiento sexual), así que paciencia.


CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica o psicológica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Escrito por María Esclapez

María Esclapez

Psicóloga especializada en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Sex Coach.