La ceguera de género en la sociedad

estereotipos-de-genero

¿Consideráis que existe relación entre vuestra Educación de la Sexualidad y los programas que elegís para ver, escuchar o leer? ¿Por qué sí o por qué no? 


genero-sexologa

Tal vez hayáis escuchado que la exposición a los contenidos mediáticos y el tipo de contenidos que las personas consumen muchas veces dicen mucho de sus creencias, sus actitudes y sus expectativas. Lo mismo sucede con respecto a la sexualidad. Lo que elegís ver, escuchar o leer en medios también se relaciona con lo que pensáis, sentís y valoráis acerca del sexo, del género, o de la orientación sexual.

Entonces ¿a qué nos referimos cuando hablamos de Ceguera de Género?

Este término se aplica cuando NO se reconoce que a los hombres/niños y a las mujeres/niñas se les adjudican roles y responsabilidades en contextos y antecedentes sociales, culturales, económicos y políticos específicos. Los proyectos, programas, políticas y actitudes que son ciegos al género NO tienen en cuenta no los roles ni las necesidades diferentes. Mantienen el status quo y NO ayudan a transformar la estructura desigual de las relaciones de género.

UNICEF, UNFPA, PNUD, ONU Mujeres. “Gender Equality, UN Coherence and you”.

Un ejemplo es el Estudio llevado a cabo por el Grupo de Investigación Familia y Sexualidad de la Universidad de Los Andes, Colombia con niños y niñas de 7 a 10 años de edad, que tenía como objetivo diseñar una propuesta de formación para promover sus habilidades críticas para ver televisión, incluyendo la perspectiva de género.

Se encontró que tanto las niñas como los niños participantes mencionaron que los programas que más veían sus madres eran las telenovelas y los programas de “marujoneo”. Mientras sus padres preferían los telediarios y los programas deportivos.

Al sugerirles identificar el sexo del protagonista de un programa que habitualmente viera toda la familia, tanto adultos como niñas y niños coincidieron identificar a los hombres como protagonistas del programa en el 60% de los casos.

Estos hallazgos permiten afirmar que la población de niñas y niños menores de diez años de edad está expuesta a modelos diferenciales por sexo desde muy temprana edad, lo cual limita sus oportunidades, la formación a la que tienen acceso y el desarrollo de múltiples habilidades específicas.

Entonces ¿cuál es la situación actual de nuestra sociedad respecto a la Ceguera de Género?

En la actualidad, se puede llegar a pensar que el trato igualitario dado a personas socialmente desiguales genera por sí solo igualdad, pero eso no es cierto porque NO basta con declarar la igualdad de trato, cuando en la realidad social NO existe igualdad de oportunidades.

Esto significa que el diferente y jerarquizado papel que los hombres y las mujeres tienen dentro de la familia y la sociedad, y las consecuencias de esta asignación de papeles en el ciclo de vida, dificultan enormemente cualquier propuesta de igualdad. Para alcanzar un desarrollo equilibrado y productivo de un país urge establecer condiciones de igualdad de trato entre hombres y mujeres, desarrollar políticas de igualdad de oportunidades y sobre todo, impulsar una educación igualitaria, incluyendo la Educación Afectivo-Sexual. Para esto es necesario comprender las razones y los orígenes de la discriminación femenina.

Cualquier propuesta antidiscriminatoria, entendida como el conjunto de programas y soluciones normativas, jurídicas, educativas y comunicativas destinadas a subsanar las desigualdades existentes entre hombres y mujeres, y a prevenir su aparición en el futuro, debe comenzar explicando el marco desde el cual se piensa el “problema” de las mujeres. Esto supone desarrollar una visión sobre los problemas de la relación hombre/mujer con una perspectiva de género capaz de distinguir correctamente el origen cultural de muchos de éstos, y plantear alternativas sociales –como la educación– para su resolución.

campana-juguetes-estereotipos

¿Y qué es la perspectiva de género?

La perspectiva de género implica reconocer que una cosa es la diferencia sexual y otra cosa son las atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen tomando como referencia a esa diferencia sexual. Todas las sociedades estructuran su vida y construyen su cultura en torno a la diferencia sexual. Esta diferencia anatómica se interpreta como una diferencia muy relevante que marcará el destino de las personas. Lo lógico, se piensa, es que si las funciones biológicas son tan dispares, las demás características –morales, psíquicas– también lo habrán de ser. Pero no debemos caer en generalizaciones y suposiciones, porque es sabido que cualquier hombre puede realizar tareas y roles de mujer y viceversa.

De ahí la importancia de comprender que la discriminación de las mujeres se produce de manera individual y colectiva, deliberada e inconsciente pues está tejida en las costumbres y la tradición. El sexismo se manifiesta en ataques directos a sus intereses o a ellas mismas y en ataques indirectos, provocados por el funcionamiento del sistema social o por la aplicación de medidas, de apariencia neutral, que repercuten especialmente en ellas debido a que se encuentran en peores condiciones para soportar sus efectos, o porque reúnen las condiciones para que se concentren en ellas los efectos perjudiciales de cierta actividad.

Una premisa de la acción antidiscriminatoria es reconocer que la cultura introduce el sexismo, o sea, la discriminación en función del sexo mediante el género. Al tomar como punto de referencia la anatomía de mujeres y de hombres, con sus funciones reproductivas evidentemente distintas, cada cultura establece un conjunto de prácticas, ideas, discursos y representaciones sociales que atribuyen características específicas a mujeres y a hombres. Esta construcción simbólica que en las ciencias sociales se denomina género, reglamenta y condiciona la conducta objetiva y subjetiva de las personas. O sea, mediante el proceso de constitución del género, la sociedad fabrica las ideas de lo que deben ser los hombres y las mujeres, de lo que se supone es “propio” de cada sexo.

photo-1429080355161-3c071e2e27a6

Por eso es indispensable una perspectiva de género en la sociedad, la familia y la Educación sobre todo en la Educación Afectivo-Sexual.


Referencias bibliográficas:

– ONU Mujeres. Glosario de Igualdad de Género.

– Comisión Europea. Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades Unidad G1. Manual para la perspectiva de género en las políticas de empleo, de inclusión social y de protección social.

– Gamba, S. “¿Qué es la perspectiva de género y los estudios de género?” 

– Lamas, M. “La perspectiva de género

Lagarde, M. “El género”, fragmento literal: “La perspectiva de género”, en Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia, Ed. horas y HORAS, España, 1996, pp. 13-38.

Escrito por Zoraida Granados

Zoraida Granados

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>