Beneficios de la masturbación

masturbacion-diario-sexologa

¿Cuáles son los beneficios de la masturbación?

Lejos han quedado los mitos aquellos de “si te masturbas te quedas ciego” o “si te masturbas te salen granos”, así como “masturbarse es de pervertidos”. Y es que poco a poco, y aunque todavía nos queda mucho por hacer, hemos ido naturalizando y normalizando este tipo de conductas sexuales. Para seguir con esta misma línea, te voy a hablar en esta entrada de todos los beneficios que nos puede aportar esta práctica, tanto de forma individual, como en pareja.

Ayuda a estar más contento/a: Los procesos de excitación y orgasmo activan el sistema de recompensa y placer dopamínico y permiten la libración de serotonina en el flujo sanguíneo, sustancias que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Reduce el estrés y la ansiedad: El sexo es un tranquilizante natural muy potente, tanto por el gasto de energía que supone el acto (solo o acompañado) como por las sustancias químicas que se liberan durante la respuesta sexual.

Ayuda a conciliar el sueño: Durante el sexo (aunque sea con uno mismo) se libera la hormona encargada del sueño, la prolactina. Es por esto que, aunque esta conducta no sea un tratamiento eficaz para el insomnio como tal, sí que ayuda a conciliar el sueño y descansar en casos puntuales en los que nuestra cabeza no para de rumiar por los nervios, por ejemplo, el día antes de un examen o una entrevista de trabajo.

Reduce la probabilidad de padecer enfermedades: Estar sano es primordial. Masturbarse fortalece el sistema inmunitario en general y además, en los hombres, ayuda a reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Mejora el aspecto físico: Especialmente en las mujeres. Tras la liberación de estrógenos, el pelo y la piel mejoran en aspecto y tacto. Esto, a su vez, permite incrementar el nivel de autoestima, aumentando también así el nivel de motivación ante la vida en general.

Alivia el dolor de cabeza, muy común en estudiantes y trabajadores que estudian o trabajan con ordenador o tablet: El sexo es el mejor analgésico natural que conocemos a día de hoy. Por una parte, durante el sexo, se eleva el umbral del dolor; por otra, la activación fisiológica hace que el flujo sanguíneo aumente, consiguiendo así que la sangre circule mejor por las arterias.

Nos ayuda a conocer nuestro cuerpo y a relacionarnos con él y con su funcionamiento durante la respuesta sexual: Esto, a la larga, se traduce en un aumento de la satisfacción sexual a solas o en pareja.

Y tú, ¿conoces más beneficios?

Escrito por María Esclapez

María Esclapez

Psicóloga especializada en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Sex Coach.